Los sensores MEMS se fabrican en miles de millones ya que forman parte de muchos de nuestros dispositivos más cotidianos (móviles, tablets, vehículos, mandos de juegos, ordenadores...). Esta difusión hace que sean cada vez más precisos y más económicos.

Con el IoT se pretende que el uso de estos sensores se generalice, tanto en dispoositivos personales como en la industria que, como es habitual, siempre tarda más en responder a los avances tocnológicos.

El término MEMS es un acrónimo que proviene del ingles "Micro Electro Mechanical System" (Sistema micro-electro-mecánico). El hecho de que las técnicas de microfotolitografía haya hehco avanzar la industria electrónica de los últimos 50 años, ha permitido crear herramientas que no solo son capaces de sintetizar transistores y otros elementos electrónicos a partir de una base de silicio puro, sino que son capaces de crear elementos mecánicos (que pueden desplazarse) con esta misma precisión.

Al emplear las mismas técnicas que se emplean en la fabricacioón de circuitos intergados se obtienen dos ventajas importantes: Por un lado se reduce el costo (en grandes cantidades) y por otro se puede integrar electrónica de proceso en el mismo dispositivo y en el mismo procveso de fabricación.

Su uso en la industria está en la adecuación de estos sensores al tipo de señales y buses que se emplean como interfaz en la insdustria. No es una tarea difícil, pero la industria es siempre conservadora y espera a que se estabilice la tecnología antes de emplearla a fondo. O puede que ya haya adquirido un sensor industrial con tecnología MEMS y no lo sepa.

Los dispositivos MEMS más habituales son "prácticamente planos" pero las tecnologías están mejorando y es posible hacer dispositivos MEMS cada vés más complejos, creciendo en el diseño vertical en forma similñar (en cierto modo) a como lo hace una impresora 3D.

Por ahora, el mercado masivo está dominado por acelerómetros, girscopios y magnetómetros, aunque también podemos encontrar micrófonos, sensores de humedad o presión...

Los investigadores han conseguido desarrolalr elementos más complejos como sistemas de engranajes o micromotores. El fabricante de relojes Timex ha anunciado un reloj con movimiento MEMS.